GTD arriba a España donde evalúa opciones de crecimiento y pone foco en Colombia y Perú

Diciembre 2017

Activo. Así define este 2017 para GTD, Alberto Bezanilla, gerente general de la compañía de telecomunicaciones. Y es que tras el arribo de la empresa chilena a Perú y Colombia, este año no solo compraron dos nuevas compañías -Netline en Perú e Intesis en Chile-, sino que finalizaron un cuarto trimestre dando sus primeros pasos en España. A fines noviembre la compañía cerró la compra de Cable Runner Ibérica (CRI), una empresa española líder en instalaciones de redes de fibra óptica oscura, es decir que brinda capacidad a otras empresas operadoras.

La firma destaca por sus innovadoras técnicas automatizadas para la instalación de fibra óptica permitiendo su despliegue en menores tiempos y con menor impacto en las ciudades. Esta fue una de las cualidades que vio GTD en la empresa, de forma de poder exportar su know how a Chile. "Esta empresa desarrolló una estrategia bien especial para desplegar fibra por ductos que ya existían, como el alcantarillado. Un mini robot manejado a control remoto va adosando una canaleta al interior del ducto, lo que podría ser un buen piloto para hacerlo en lugares donde es más difícil llegar", precisa Bezanilla.

CRI tiene 12 años de experiencia y cuenta con más de 50o kilómetros de redes en ese país con operaciones en Barcelona, Sevilla, Cádiz, Valladolid, Zaragoza y Málaga. El ejecutivo señaló que con la compra están evaluando algunos proyectos que la empresa tenía en carpeta, entre ellos una ampliación de la red en Madrid o conectar España con Africa a través de una nueva ruta en el Estrecho de Gibraltar. "Hay posibilidades interesantes en España, pero aún está en etapa de idea", advierte.

"No da lo mismo"

La empresa de telecomunicaciones tiene en carpeta un plan de inversiones de US$ 400 millones a 2020, enfocado en la mantención y ampliación de redes para llegar a nuevos clientes. Dado lo intensivo de capital de esta industria y la necesidad de contar con una fuerte estabilidad económica, el ejecutivo pidió que independiente de quien gane la elección presidencial, se tenga en cuenta las expectativas económicas que puede generar. Esto después de las declaraciones que han dado los candidatos en la última semana, que han afectado la confianza empresarial.

"No da lo mismo quién sea presidente desde el punto de vista de las perspectivas económicas del país y, particularmente, en una industria donde hay que hacer inversiones de largo plazo. Una elección presidencial es bien relevante para definir las expectativas, las declaraciones que hemos escuchado recientemente no aportan a la confianza y las inversiones de largo plazo necesitan confianza. Un presidente es de todos y tiene que ser cauto y eso tiene que ver con las expectativas.

Ojalá que, en cualquiera de los dos escenarios, se consideren estas cosas a la hora de conducir un país", comenta. Bezanilla precisa que el foco para el 2018 estará puesto en Perú y Colombia, aunque no descartan evaluar nuevas posibilidades de compra. Tenemos presupuestado crecer a dos dígitos el próximo año, seguimos mirando oportunidades y podríamos ir incorporando nuevas compras, pero el foco estará en Colombia, Perú y Chile", dice. GTD tiene proyectado para el próximo año la inauguración de un nuevo data center Tier III en Lima y la construcción de otro en Puerto Montt.

Arriendo de fibra óptica

Si bien GTD es una de las empresas de telecomunicaciones más pequeñas entre las grandes, destaca porque tiene la mayor proporción de clientes conectados a fibra óptica. Más del 80% de sus clientes cuentan con este servicio en 24 comunas de Santiago y en el sur -donde operan como Telefónica del Sur-, esta tasa llega a dos tercios de su cartera. Bezanilla explica que están convencidos de que esta tecnología será la que liderará dado el alto tráfico de datos.

"El medio de conectividad es la fibra óptica, la velocidad y el tráfico crece a tasas del 30% y 40% y la fibra óptica tiene la capacidad de soportar esto", precisa. Una de las ventajas es la red de fibra óptica que GTD ha desplegado en 10 años, que llega a lugares estratégicos de Santiago y otras ciudades donde otras empresas no han podido aterrizar.

Por ello asegura que la mayor competencia depende de los esfuerzos de las compañías para llegar a más clientes y que entreguen opciones a quienes no estén conformes con los planes contratados. "Esto de portarse, que es cambiarse proveedor, tiene que ver más con la posibilidad de operar donde el cliente lo requiera, con los operadores de hacer las inversiones para llegar a un determinado lugar, que con una regulación o una restricción adicional", dice. Comenta que GTD está negociando con otros operadores interesados en utilizar su fibra óptica y, a través de arriendo de capacidad, entregar sus servicios en zonas donde no tienen despliegue.

Recuadros:        

"Hay posibilidades interesantes en España, pero aún está en etapa de idea".

"No da lo mismo quién sea presidente desde las perspectivas económicas".