GRUPO GTD: “VAMOS A LLEGAR A EE.UU. EN ALGÚN MINUTO”

Junio 2017

Hace cinco años, la firma de telecomunicaciones inició su internacionalización. Con presencia en Colombia y Perú, hoy explora México y también ha mirado Estados Unidos. Este 2017 terminará con ingresos consolidados por unos US$ 450 millones, menos del 10% proveniente del exterior. La meta es llegar a 20% en los próximos tres años, con una facturación de US$650 millones.

 

Cinco años se apronta a cumplir el Grupo GTD desde que dio el vamos a su proceso de internacionalización. En agosto de 2012, la firma de telecomunicaciones de la familia Casanueva concretó su ingreso a Colombia y tres años más tarde lo hizo a Perú. Hoy, algo menos del 10% de la facturación del grupo proviene de la operación externa, lejos aún de la meta que se trazó: representará el 20% para el 2020.      

 

No obstante su ponderación actual, para la compañía el negocio en el extranjero crece más rápido que el nacional. “Chile está creciendo para nosotros 9% este año, la operación en el extranjero lo hace en torno al  20% por año”, afirma Alberto Bezanilla, gerente general del Grupo GTD.    

 

Frente a ese potencial y dinamismo, este año han seguido con una agenda activa evaluando oportunidades en otros mercados de la región e incluso han ido más allá, vitrineando opciones en el mercado norteamericano. “Hemos explorado Estados Unidos, viendo compañías pequeñas que tienen operación en ciertos estados, siempre en el nicho corporativo. Empresas de servicio, de data center, de conectividad”, cuenta el ejecutivo.     

 

Si bien a corto plazo no es una meta per se llegar al país del Norte, de todas maneras es un paso natural a futuro. “Vamos a llegar a Estados Unidos en algún minuto. Es bien probable, lo vemos como un paso lógico en nuestro crecimiento”, adelanta el ejecutivo, y explica por qué se han fijado en ese destino. “Siempre nos va a parecer más atractiva la posibilidad de evaluar una empresa –con los valores correctos- en Estados Unidos que en Brasil.  Estados Unidos es más consistente con lo que hacemos por economía, por condiciones de mercado y por cómo se hacen los negocios. Si me preguntan: ¿te interesaría tener una empresa en California? Yo respondo, ¿por qué no?”, comenta.

Si hasta ahora no están en ese mercado, aclara, “es únicamente, porque no hemos encontrado algo que nos haga sentido en valor o en oferta”.   

 

México lindo

Hasta ahora, en el extranjero GTD ha invertido US$ 70 millones. El crecimiento afuera, al menos en una primera etapa, será mediante la oferta de servicios y soluciones de telecomunicaciones al segmento corporativo. Más adelante evaluarán hacerlo en el área residencial.

 

Por lo pronto, el foco es consolidar las operaciones en Colombia y Perú. En el país cafetero, el negocio está enfocado en data center y servicios de conectividad, con una cartera cercana a los 300 clientes corporativos. La casa matriz está en Medellín y desde ahí atienden, además, a Bogotá, Bucaramanga, Cartagena, Cali y Barranquilla.

 

El potencial de Colombia es enorme, subraya el ejecutivo: “Es un mercado que puede ser fácilmente tres veces lo que es el chileno. Lo que no está claro es en cuánto tiempo”.

En Perú, en tanto, la compañía tiene un portafolio de unos 500 clientes y el negocio está más enfocado en conectividad, con una amplia red de infraestructura de fibra óptica para proveer internet a empresas y Wi-Fi.

 

En 2015, GTD compró el control de la propiedad de Wigo al grupo peruano Romero. En abril pasado, la chilena amplió su presencia en ese país, con la adquisición de Netline. Hoy, están en pleno proceso de combinación de las dos empresas para formar una sola, que se llama desde ahora GTD Perú, señala Bezanilla.

 

Tras esta experiencia, dice que el arribo de GTD a nuevos mercados podría ser con socios: “Estamos mucho más abiertos a la posibilidad de tener socios e incluso de ser minoritarios de un socio extranjero en otro país”.

 

México podría ser la siguiente escala internacional para GTD. “Es un país muy interesante, grande, tan grande, que incluso una operación local en alguna ciudad puede ser significativa para nosotros. Hemos mirado la estructura de mercado, quiénes son los operadores”, acota.

 

Argentina todavía no, asegura, porque no hay certeza de la situación macro hacia adelante.

 

Compra de US$ 500 millones

El plan de inversiones entre lo que resta de este año y el 2020 es del orden de US$ 400 millones, sin contar adquisiciones, sólo crecimiento orgánico, detalla el ejecutivo. “En compras no tenemos un presupuesto definido, pero hoy el Grupo GTD podría adquirir una compañía o hacer una transacción de hasta US$ 500 millones”, asevera.

 

Precisa que la firma tiene una situación de endeudamiento cómoda y que el plan de expansión lo han financiado con recursos propios y deuda. “Tenemos una situación financiera súper holgada, estamos con muy poca deuda, porque hemos sido muy conservadores”, destaca.

 

Además de la compra en Perú, GTD acaba de cerrar otra transacción en Chile. A fines de mayo pasado compró Intesis, una empresa de servicios de valor agregado (TI), “que viene a complementar nuestra oferta”, apunta Bezanilla.

 

Al 2020, la firma se propuso triplicar su tamaño, tomando como base el ejercicio 2011. Este año, enfatiza Bezanilla, lo duplicarán. Eso implica terminar con una facturación cercana a los US$ 450 millones, sumando la operación local e internacional. Al 2020, la meta es llegar a US$ 650 millones de ingresos.

 

Este 2017, el crecimiento en Chile será un poco más lento que el año pasado. Aspiran a expandirse un 9%, versus el 10% de 2016. “Será un buen año, pero no tanto como el anterior. Nuestro negocio está afectado por decisiones de nuestros clientes corporativos, donde muchos proyectos han sido postergados”, explica.

 

Por ahora, no está en los planes abrir la propiedad de la empresa. “No en lo inmediato, aunque continuamente evaluamos en el directorio la posibilidad de una apertura a Bolsa. Por ahora, no sentimos que sea necesario. Tenemos un directorio y un gobierno corporativo saludables, muy atentos a oportunidades y con visión estratégica, que nos hace estar tranquilos. Tampoco lo requerimos para poder seguir creciendo”, enfatiza.